fbpx

¿Has notado alguna alteración con los cambios de estación?

Con el último equinoccio del 23 de septiembre, ha entrado el otoño en el hemisferio norte y la luz solar empieza a disminuir.

Seguro que has observado los cambios a tu alrededor, el cambio de colores, la caída de las hojas, el descenso de temperatura, etc.

¿Y en ti? ¿Has apreciado o sentido cambios?

La ya más que conocida frase: “Más vale prevenir que curar”, es mucho más viable cuando sabemos en cada caso, qué es lo que nos conviene prevenir.

No todos vivimos los cambios estacionales de la misma forma, tal vez a ti el otoño se te haga más cuesta arriba o, todo lo contrario, estás desando que llegue. El otoño, también es una vuelta o adaptación a rutinas y tal vez a nuevos hábitos.

Desde “Equilibrio y Bienestar”, queremos facilitarte algunas recomendaciones “generales” y te invitamos a que lleves a cabo aquellas que creas te sean necesarias y te encaminen a tu propio equilibrio y bienestar.

En esta primera entrega nos vamos a centrar en el cuerpo y la alimentación que puede ayudarte a cuidarlo y mantenerlo saludable, pero recuerda, eres un ser humano formado he integrado por las dimensiones física, social, emocional, ambiental, mental, ocupacional y espiritual, creando un todo holístico.

Antes de comenzar, una pregunta, que estamos seguras de que SÍ sabes la respuesta:

¿Has empezado a “identificar” aquello que comes que te perjudica?

Con la ALIMENTACIÓN no sólo aportamos nutrientes a nuestro cuerpo, también es un vehículo preventivo de primera línea, y si es necesario nos facilita el reequilibrio del sistema inmunitario, más conocido como sistema de defensa de nuestro cuerpo.

De ahí la importancia de que conozcas lo que comes, porqué y para qué lo comes.

La norma básica de consumir las frutas y verduras de temporada y proximidad no es un simple “eslogan”, nuestros antepasados no conocían ni la palabra y sin embargo lo tenían muy presente. Ahora me dirás, ¡claro! Ellos no tenían ni la facilidad de transporte ni de cultivar fuera de temporada. De acuerdo, ¿Y cómo es que siguen en aumento los trastornos digestivos e intolerancias? Tal vez sea porque a veces confundimos comodidad y progreso con beneficio.

Las frutas y verduras de temporada y proximidad crecen en las mismas condiciones en las que nuestro cuerpo equilibrado lo hace, es decir respetando los ciclos de la naturaleza. Por ello mantienen mejor sus propiedades nutricionales.

El sabor, aroma y textura “real” que nos aportan contribuyen a que tu paladar no necesite aditivos artificiales de los que están impregnados los “alimentos” procesados.

Es mucho más fácil encontrar hortalizas y frutas ecológicas cuando son de temporada y proximidad, ya que no necesitan aditivos para soportar el viaje, ni el crecimiento fuera de su ciclo natural.

Para terminar, te recuerdo la pregunta del principio:

¿Has apreciado o sentido cambios con la entrada del otoño?

Te animamos a que te observes, y seas consciente del funcionamiento de tu cuerpo, y así poder obtener la respuesta que te facilitará mucho el camino hacía tu equilibrio y bienestar.

Nos encanta leer tus comentarios y si lo deseas puedes ponerte en contacto para cualquier consulta.

 


Equipo de Equilibrio y Bienestar


 

Si te gustan nuestros artículos y quieres mantenerte en contacto con nosotras, únete a nuestra comunidad dejándonos tus datos, los cuales usaremos para enviarte contenidos como este.

 

[caldera_form id=”CF5a980ac7c7dfb”]

 

 


Con Amor, El equipo de Equilibrio y Bienestar.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

This site is protected by wp-copyrightpro.com