¿CÓMO VIVES LOS CAMBIOS?

 

¿Qué es para ti el cambio? ¿Tal vez una oportunidad, un reto, o quizás una imposición externa?, ¿algo que no tiene que ver contigo o algo que ocurre fuera de ti?

Sea como sea me gustaría que vieras “el cambio” cómo movimiento ¡y el movimiento es vida! Tu corazón se mueve, tus pulmones se mueven y cambian un número de veces por minuto para hacer posible que vivas.

Por tanto, la cuestión no es si tendrás cambios en tu vida, si no qué tipo de cambios sucederán en tu vida.

Qué buena noticia, ¡tienes el poder de cambiar tu idea sobre el cambio!

En momentos de gran confusión en mi vida, que parecía que nada quedaba en pie, que todo se terminaba, sentí mi cambio cómo un final, sé que en ese estado de miedo es difícil identificarlo cómo un cambio.

En el transcurrir de los días me dí cuenta de que, si no me resistía, si aceptaba lo que estaba ocurriendo, en realidad no era un final, tan sólo un cambio, un importante movimiento de mi vida. ¡Menudo alivio!

Sí, si lo sé, estarás pensando no me cuentes estás milongas, aceptar que me he quedado sin trabajo, no resistirme a quedarme sin hogar… ¡¿Cómo no me voy a sentir amenazada?!

¡Ya estamos con lo mismo! Ahora me van a decir que el cambio siempre es para mejor………. Estoy hasta los mismísimos de leer y leer mensajes de este estilo y yo sigo aquí, desanimada, ¡¡¡¡triste y sin que cambie nada!!!!

¿Has probado de leer menos y pasar a la acción?

Si ya, si no sé cómo narices hacerlo, ¡esto es una mierda!

Vamos a ver, para un poco….

¿qué te parece si enciendes un foco?

Si quieres seguir en penumbra, no sigas, pero si de una vez por todas quieres que sea diferente ¡¡¡enciende el foco!!!

“Vale, ya lo he encendido y ¿ahora qué?”

Eso me pregunto yo ¿Dónde estás enfocando?

“¡Me estoy empezando a cabrear!”

Que pasa, ¿te estás resistiendo a cambiar la forma en que miras? Para poder mirar, hay que ver, prueba a mover el foco, a ampliar el alcance, a ir más allá de lo que crees que puedes ver.

Perfecto ya estoy enfocando, y………

Date cuenta, fíjate bien ¿En que te estás enfocando? ¿En lo de siempre?, ¿en lo que hasta ahora no te ha permitido moverte?

¡Venga, a que esperas! Ve un poco más allá, amplia el enfoque y entonces podrás encontrar otro significado a lo que te está ocurriendo.

“A ver a ver, ¿me lo explicas?”

No es lo que sucede, si no lo que piensas sobre lo que te sucede, es decir que significado le das a aquello en lo que te estás enfocando.

Recapitulemos:

  1. Has cambiado el enfoque (por ejemplo, voy a ver si resulta que no es una milonga lo que me están contando),
  2. Le has dado otro significado (voy a probar si es verdad que funciona)

¡Bingo! … ¡¡¡Me he movido!!!…El cambio está en mi”.

Aunque pueda parecer que los cambios son algo que viene de fuera, ya sea algo inesperado o buscado, se suele interpretar que son las circunstancias que nos abocan a un cambio. Pero la realidad es que el cambio es algo interno que se ve reflejado en el exterior. Conocer el “mecanismo” de tu mente, emociones y cuerpo, puede ayudarte a transformar la experiencia del cambio.

En los próximos artículos exploraremos más a fondo cada una de las mecánicas. Hablaremos de los pensamientos que te invaden cuando te sumerges en un proceso de cambio, que emociones afloran y que hacer para que tu cuerpo te acompañe, en vez de que se resienta.

“Los cambios son difíciles al principio, desordenados en el medio y hermosos al final.” -Robin Sharma-

No olvides que nos encanta saber de ti y si tienes preguntas no dudes en exponerlas, ya se en los comentarios o de forma privada a través de las diferentes formas de contacto.

Equipo de Equilibrio y Bienestar

 


 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies