LA MEDITACIÓN

Cuando hablamos de actividad, lo solemos relacionar con movimiento, sin embargo, tal y como nos indica el diccionario una de sus acepciones es la de: facultad de obrar, es decir practicar algo no material.

Pues bien, para este verano os proponemos una actividad que no requiere necesariamente movimiento, la meditación.

En verano, para la mayoría de nosotros es cuando disfrutamos de nuestro periodo de descanso laboral más prolongado, buen momento para “parar” y “darnos cuenta”.

Nuestro tipo de vida, aquí en occidente, transcurre repleto de tareas, rapidez, conciliación, productividad y sobretodo mente…mucha mente…… Seguro que muchas de ellas, ya no pensáis “como hacerlas”, ya que vais con el piloto automático. Es algo similar cómo cuando aprendemos a ir en bicicleta o incluso a conducir. Al principio nos faltan sentidos y concentración para atender a todo lo nuevo y la necesidad de que nuestra mente cree un hábito.

Con la repetición, conseguimos responder de forma automática y así con la mayoría de nuestros aprendizajes. Esto no ocurre sólo con las instrucciones “mecánicos”, también con nuestros pensamientos y emociones, al repetirlos (incluso escuchándolos de otros), se “interiorizan” es decir pasan a nuestro subconsciente, de manera que dejamos de “controlarlo”.

Este es el motivo por el cual, en ocasiones, no sabemos ni por qué hemos respondido de una forma u otra, ni cómo es que no conseguimos salir de un bucle de patrones que nos llevan a repetir y repetir unas mismas acciones.

¿Eres capaz de responder a la pregunta? ¿Quién soy?, la respuesta no es la misma que a: ¿Quién crees que eres?

Una forma de salir del automatismo y de ayudarte a descubrir tu verdadero Ser, es decir, quien eres, es la meditación.

¿Y en que consiste la meditación?

Se podría decir que es una técnica, aunque prefiero enfocarlo como una forma de posicionarte en la que se trata de:

  • Sentir y no pensar (conscientemente)
  • Dejar fluir nuestros pensamientos sin centrar nuestra atención en ellos.
  • No poner expectativas en el momento y sentir nuestro cuerpo, o una parte de él en ese momento, sin más….(y sin menos!).

La finalidad de la meditación es lograr que nuestra mente “pensante” (consciente) deje de “dominarnos” y centremos nuestra atención en lo que siente nuestro cuerpo, sin juzgar, sin ni siquiera engancharnos a las emociones que nos produce ese “sentir”.

Pues bien, aunque os hablaba de la meditación cómo una actividad que no requiere movimiento, otra forma de alcanzar el “estado meditativo”, es a través del Qigong, una técnica milenaria que está considerada como un sistema global de auto cuidado del ser humano.

La semana os hablaremos de ella y presentaremos propuestas. Hasta entonces, podéis ir practicando, simplemente reservando en vuestra ajetreada agenda diaria, un lugar de espacio/tiempo exclusivo para vosotros y guardar silencio durante cinco minutos.

-Patricia Malumbres

 


 

Si te gustan nuestros artículos y quieres mantenerte en contacto con nosotras, únete a nuestra comunidad dejándonos tus datos, los cuales usaremos para enviarte contenidos como este.

 

[caldera_form id=”CF5a980ac7c7dfb”]

 

 


Con Amor, El equipo de Equilibrio y Bienestar.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

This site is protected by wp-copyrightpro.com